El césped artificial no propaga la llama, se auto extingue, siendo totalmente apto para su uso domestico y no es tóxico.