El mantenimiento es prácticamente nulo, bastará con retirar las hojas acumuladas en la superficie con un rastrillo y agua a presión para limpiar restos de polvo que se depositen en las fibras del césped.